jueves, 13 de marzo de 2008

a un monte una vez subi...


A un monte una vez subí, y de cansado me eché... Y luego que lo bajé, de confiado caí... Déjame ambición aquí, hasta morir descansando. ¿Qué ganaré ambicionando si cuanto más suba entiendo, que me he de cansar subiendo y me he de caer bajando?

3 comentarios:

Fibonacci dijo...

Ese chascarrillo lo conozco muy bien, mi padre me lo recitaba cada vez que me daba por vencido. Me ha gustado encontrarlo... un saludo

morx dijo...

gracias por tu comentario..

PITEIRA dijo...

El poema es una décima cuya forma sería ésta:

A un monte una vez subí,
y de cansado me eché;
mas luego que lo bajé,
de confiado caí.
¡Déjame, ambición, aquí
hasta morir descansando!
¿Qué ganaré ambicionado
si cuanto más suba, entiendo
que me he de cansar subiendo,
y me he de caer bajando?

Está escrita por la genialidad del poeta Ramón de Campoamor.

Un cordial saludo.